En todo el país se realizó el pasado miércoles 27 de septiembre una Marcha por la Vida. La misma había sido convocada por Mons. Aguer, Arzobispo de La Plata, y por otros obispos que se unieron a la iniciativa. Pueden verse noticias de las actividades realizadas en las diferentes ciudades en http://marchaporlavida.com.ar/?page=3&data=argentina .

Aquí en San Rafael participaron más de 2000 personas.

Transcribimos una breve noticia de la marcha en Buenos Aires (fuente: http://www.arzolap.org.ar)

Una multitud participó este miércoles 27 de septiembre, memoria de San Vicente de Paúl, en laMarcha por la Vida, en Buenos Aires, con la organización de diversas instituciones provida y profamilia; y el respaldo expreso y reiterado del Arzobispo de La Plata, Mons. Héctor Aguer. Una compacta columna de varias cuadras desfiló desde Plaza de Mayo hasta el Congreso, con la consigna Jugate por la Vida.

Sacerdotes, religiosas; padres e hijos, nietos y abuelos dieron un ferviente respaldo al Evangelio de la Vida. Y reclamaron que los gobernantes trabajen, en serio, por la defensa de los más débiles y vulnerables de la sociedad.

La Iglesia platense, en estos 120 años de su nacimiento, y con el marco del Año Vocacional Arquidiocesano, aportó un respaldo contundente a la convocatoria. Numerosos sacerdotes, religiosas y laicos -entre ellos muchos padres con familias numerosas- procedentes de parroquias céntricas; y de barriadas populares de Villa Elvira, Villa Elisa, Berisso y Ensenada, entre otras, se movilizaron en varios micros. Y manifestaron su ferviente testimonio del Evangelio de la Vida.

Participaron, igualmente, varias parroquias, grupos y movimientos llegados desde La Pampa, Mendoza, Rosario y Venado Tuerto, entre otros puntos. Y, desde el conurbano bonaerense, hicieron lo propio contingentes de Bella Vista, San Miguel, San Isidro, Pilar, Luján, Burzaco y Adrogué; y barrio Sarmiento y La Salada, de San Justo.

Al concluir la marcha, en el escenario que se instaló en la Plaza de los dos Congresos, diversos oradores se refirieron a la sacralidad de la vida humana. Y a la urgente necesidad de su protección, por parte de toda la sociedad; y, especialmente, de los poderes públicos. En representación de los sacerdotes presentes habló el padre Luis Fornero, de la parroquia San Cayetano, de San Luján; de reconocida militancia provida y profamilia. Habló, también, la médica platense Chinda Brandolino; madre de una familia numerosa, de la que surgieron varios matrimonios y dos vocaciones religiosas.

Los organizadores expresaron su gratitud, de modo especial, por el expreso respaldo de la Iglesia platense. Alejandro, uno de ellos, dijo que “queremos agradecerle, de modo muy especial, a Mons. Aguer, y a su Obispo auxiliar, Mons. Nicolás Baisi, el apoyo incondicional y de primera hora que nos brindaron. Para nosotros, los laicos, es fundamental saber que nuestros padres y pastores nos sostienen, nos cuidan, y nos predican con su ejemplo”.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *